Follow by Email

jueves, 28 de julio de 2011


Eso; ademas de decirle la verdad, hizo que detuviera el puño, que se dirigia hacia mi rostro, enfurecidamente, luego dije: mejor diga la verdad compadre; ya no le gustó, y allí calló de rodillas; el  muy macho.


(micro relato)


No hay comentarios:

Publicar un comentario